Los 144.000


Según los testigos de Jehová solamente 144.000 mil personas irán al cielo diciendo que estos son los apóstoles y algunas personas que llegaron a ser testigos de Jehová antes de 1914. Por otra parte, afirman que el resto de las personas salvas formarán parte del reino terrenal de Dios aquí en la tierra. En otras palabras, esta religión divide las personas salvas en dos grupos: los que irán al cielos y los que vivirán en la tierra. Ahora bien, veamos a la luz de las Escrituras si esto es correcto.

En primer lugar veamos Apocalipsis 7:4, “Y oí el número de los sellados: ciento cuarenta y cuatro mil sellados de todas las tribus de los hijos de Israel.”
Para comenzar vemos un grave error de esta religión la cual trata de interpretar un mismo versículo de dos maneras. Una parte se la interpreta literalmente y otra parte se la interpreta espiritualmente. Ellos afirman que el número 144.000 es literal, es decir, no se trata de una expresión que da a entender que es una gran multitud, sino que son exactamente 144.000. Sin embargo la parte que le continúa no la interpretan de la misma manera. El versículo declara explícitamente que estos 144.000 son israelitas y por si fuera poco de los versículos 5 al 8 se detalla tribu por tribu para no dar lugar a confusión. Sin embargo los testigos de Jehová dicen que se trata de la Israel “espiritual”, esto es, el pueblo de Dios.
Así que esta es la primer causa del error de esta religión la cual interpreta un versículo como a ellos les parece bien, y no como debe interpretarse. La Biblia no se puede interpretar de la manera que a uno bien le parezca sino que hay una manera de interpretarla.
Para ser más claro quisiera poner de ejemplo otro versículo y aplicar el mismo criterio que utilizaron los testigos de Jehová para interpretar este versículo. Veamos Juan 10:11: “Yo soy el buen pastor: el buen pastor su vida da por las ovejas.” Ahora interpretemos la primer parte como espiritual, donde entendemos que el pastor es el Señor Jesús. El es nuestro pastor, Él nos pastorea. Aunque no es el pastor de nuestra congregación, Dios nos da a entender que Él cuida de nosotros como un pastor cuida a sus ovejas.
Acto seguido interpretemos la otra parte del versículo de manera literal (como hicieron los testigos de Jehová con el versículo de los 144.000). Vemos que dice “el buen pastor su vida da por las ovejas” y como el pastor es el Señor Jesús interpretando literalmente quiere decir que Jesús vino a este mundo a morir por las ovejas lo cual no es así, sino que el vino a morir por el ser humano. Interpretar de esta manera el versículo es un error grave lo que ocasiona que obtengamos una interpretación equivocada del versículo, lo cual ocurrió en esta religión al interpretar Apocalipsis 7:4 de esa manera.

Por otra parte veamos si al igual que los testigos de Jehová, Dios separa a los creyentes salvos en dos grupos o en uno solo.
Juan 10:16 “También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también me conviene traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor.“
Vemos que hay un único pastor, Cristo, y un único rebaño, el pueblo de Dios. No hay ni muchos pastores ni muchos rebaños. Por lo tanto Dios no separa a los creyentes en distintos tipos ni en distintos lugares, sino que delante de Él todos somos iguales, todos somos de su único rebaño.

Además, que solo 144.000 personas irán al cielo es fácil de contradecir ya que la Biblia da versículos muy claros sobre este tema. En apocalipsis 14 nos habla de estos 144.000 y en el versículo 4 dice: “Estos fueron redimidos de entre los hombres como primicias para Dios y para el Cordero;”
Este versículo habla de los 144.000 como una primicia y en la Biblia observamos que las primicias se refiere a los primeros en algo, lo cual asegura que si ellos están como primicia en el cielo es porque habrán más personas que irán al cielo.

Y por último vemos cuántos irán al cielos, tal cual lo dice la Biblia en Apocalipsis 7:9 “Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos;”. Este versículo a diferencia del de los 144.000 dice que son tantos que no se pueden contar. Si realmente fueran 144.000 se hubiera detallado como se hizo anteriormente, sin embargo se afirma que son tantos que nadie los puede contar lo que nos muestra claramente que el número de personas que irá al cielo supera los 144.000.
¿Acaso Dios separaría a su pueblo salvo en dos grupos? ¿No es esto ilógico? Dios no hace acepción de personas. Todos somos de su rebaño.
Pero Dios sabiendo que estas falsas doctrinas surgirían nos hace una hermosa y esperanzadora aclaración en Juan 14:2 “En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.”
Y ¿cuál es la casa del Padre?. ¿Recuerda el versículo “Padre nuestro que estás en los cielos…”? Si, Cristo nos está diciendo que en el cielo hay muchas moradas y que si no fuera así, es decir, si hubiera lugares limitados El nos lo hubiera dicho. Sin embargo El nos dice que hay lugar para todos nosotros.

Querido amigo, hay un lugar preparado para ti en el cielo, pero también hay un camino para llegar allí. Juan 14:6 “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.”
¿Quieres vivir eternamente en el cielo con Dios? Puedes hacerlo recibiendo a Jesús como tu único y suficiente Salvador.

Volver


 

 

 

 

 

© RyS