Existen muchos dioses


Según el mormonismo existen muchos dioses, y afirman que Dios el Padre, tuvo un padre. Ellos afirman que las personas luego de su muerte tienen la capacidad de convertirse en un Dios.
Es de este argumento que nace la idea de que Dios el Padre también fue engendrado.

Ahora bien, a través de las Sagradas Escrituras vemos atributos de Dios como la eternidad (Génesis 1:1, Deuteronomio 33:27, Apocalipsis 22:13). Solo puede existir un ser eterno, el cual es Dios mismo, el Creador de todas las cosas, por lo tanto el argumento de que Dios tiene un padre, significa que Dios no es el Creador (Colosenses 1:16, Juan 1:3) sino un ser creado, lo que le quitaría su divinidad e iría en contra de su atributo de creador.
Otro punto a destacar en las escrituras es que a Dios se lo llama también “el Padre”, en mayúscula, representando su paternidad sobre la creación. Si Dios es el Padre de todo lo creado no es posible que el tenga otro padre, lo que representaría la existencia de otro Creador lo cual es antibiblico.
De esta manera el mormonismo busca destronar a Dios, haciéndolo uno más de los dioses en los que ellos creen. Sin embargo la Biblia nos dice que hay un solo Dios. No hubo otro antes que Él, ni lo habrá.
Sin dudas el pasaje bíblico más claro para desmentir esto es Salmos 53:1: “...antes de mí no fue formado dios, ni lo será después de mí.”


Pero además de este versículo, en la Biblia se registran muchos más que desmienten esta creencia:

Deuteronomio 4:35, 39: “A ti te fue mostrado, para que supieses que Jehová es Dios, y no hay otro fuera de él. Aprende pues, hoy, y reflexiona en tu corazón que Jehová es Dios arriba en el cielo y abajo en la tierra, y no hay otro.”
Deuteronomio 32:39: “Ved ahora que yo, yo soy, Y no hay dioses conmigo; Yo hago morir, y yo hago vivir; Yo hiero, y yo sano; Y no hay quien pueda librar de mi mano.”
2 Samuel 7:22: “Por tanto, tú te has engrandecido, Jehová Dios; por cuanto no hay como tú, ni hay Dios fuera de ti, conforme a todo lo que hemos oído con nuestros oídos.”
1 Reyes 8:60: “A fin de que todos los pueblos de la tierra sepan que Jehová es Dios, y que no hay otro.”
Salmos 86:10: “Porque tú eres grande, y hacedor de maravillas; Sólo tú eres Dios.”

La lista de versículos que desmienten esta doctrina es extensa, así que le invitamos a que siga investigando y lea los cientos de versículos que van en contra de esta creencia.

Volver


 

 

 

 

 

© RyS