El libro del mormon es mas correcto que la Biblia


Los mormones toman como libros sagrados a la Biblia pero también al libro del mormón, lo cual provoca que se caiga en contradicciones, creyendo en cosas escritas en el libro del mormón que no se encuentran en la Biblia, o textos claramente alterados para acomodar las escrituras a conveniencia de esta religión.

En primer lugar, los mormones dicen creer que la Biblia es la palabra de Dios “mientras esté bien traducida”. De esta manera limitan su creencia en la Biblia, afirmando que con el pasar de los años los traductores la alteraron y se perdieron porciones importantes de las Escrituras. Por lo tanto si bien creen que es un libro inspirado por Dios, lo limitan a su interpretación de lo que es estar “bien traducido”, y bajo este argumento Smith se auto proclama el restaurador del evangelio en la tierra a través del libro del mormón.
Ahora bien, resulta curioso que esta limitación puesta a la Biblia no es puesta al libro del mormón, del cual se dice que es “el más correcto de todos los libros sobre la tierra”. Al hacer esta declaración, Smith pone el libro del mormón por encima de la Biblia, ya que en ningún momento la limita a traducciones o errores, y la exalta diciendo que es el libro más correcto, y de esta manera sustituye el lugar insustituible de la Biblia por el libro del mormón.
Esto es algo absurdo, ya que la Biblia fue verificada en muchas ocasiones por el mismo Señor Jesús, el cual citaba versículos del antiguo testamento, y no solo el Señor, sino también los escritores de los evangelios y las epístolas. Es por este motivo que se toman estos 66 libros como parte de las Sagradas Escrituras, ya que fue confirmada por todos aquellos hombres de Dios y aun por el mismo Señor Jesús. El cristianismo no toma como parte de la Biblia los libros apócrifos como los que utilizan en el catolicismo ya que estos no fueron verificados por los personajes que aparecen en la Biblia, y de igual manera ocurre con el libro del mormón, del cual nadie vio las planchas de oro que Smith vió, ni tampoco fue verificado por los apóstoles o siervos de Dios de las Escrituras. Las Sagradas Escrituras constan únicamente de estos 66 libros y fue completamente inspirada por el Espíritu Santo, desde el primer hasta el último libro (2 Timoteo 3:16).
El Señor dijo “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.” Mateo 24:35. El prometió que podría pasar todo pero que sus palabras no pasarían jamás. ¿Cree usted amigo mormón que Dios permitiría que Su palabra sea mal traducida? ¡No!, sino no nos la habría dado escrita. Y si usted duda de la traducción, ¿por qué no duda de la traducción del libro del mormón? Debería hacerlo, ya que este tiene errores gramaticales y falsas traducciones para que sea compatible con las creencias de Smith. José Smith sabía bien que él no podía enseñar ciertas creencias que se oponen rotundamente a lo enseñado por la Biblia, y por este motivo creó el libro del mormón.
El fundador de esta religión alteró las escrituras para complacer sus falsas creencias. Por ejemplo compare Éxodo 33:20 y Romanos 4:5 de la Biblia con el libro mormón, y verá cómo alteraron palabras claves, y esto son solo dos versículos pero hay muchos más, y como si fuera poco, no solo alteró las escrituras sino que se atrevió hasta a agregarle texto, uno de los cuales contiene una profecía sobre el mismo.

Este es un problema de prácticamente todas las sectas, las cuales además de creer en la Biblia, creen en otros libros, y tristemente los ponen por encima de la Biblia, cayendo en errores y falsas creencias.

Y para culminar este artículo y dejar aún más en absurdo los fundamentos de Smith y sus seguidores, debemos aclarar que la mayoría de los escritos originales aún se encuentran conservados en buen estado, los cuales los traductores pueden consultar y traducir directamente de ellos, por lo tanto el argumento de que desaparecieron palabras de las Escrituras, etc., carece de sentido, ya que a los escritos originales no se les puede quitar nada.
Querido amigo mormón, esperamos que entienda que está poniendo por encima de la Biblia a otro libro traducido por un hombre con visiones contrarias a lo que Dios ha hablado, que creó enseñanzas contrarias a la Biblia y que torció las Sagradas Escrituras.

A continuación le dejamos un versículo donde Jesús nos deja algo muy en claro y lo hace referente a la Biblia:
“Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él.”

Es su decisión amigo mormón, guardar la palabra del Señor, o la palabra de Smith.
“...El que me ama, mi palabra guardará…”

Volver


 

 

 

 

 

© RyS