Bautismo por los muertos


Los mormones tienen la práctica de bautizarse en lugar de personas que ya han fallecido. Ellos van al templo vestidos para la ocasión en representación a aquella persona fallecida que no se bautizó a fin de que pueda obtener la salvación en el otro mundo. Una vez más van en contra de las escrituras. El argumento para esta doctrina es un versículo que se encuentra en 1 Corintios 15:29: “De otro modo, ¿qué harán los que se bautizan por los muertos, si en ninguna manera los muertos resucitan? ¿Por qué, pues, se bautizan por los muertos?”
Utilizando un único versículo que además es sacado de contexto, lo usan para crear una nueva doctrina lo cual es absurdo. Toda doctrina debe estar en armonía con el resto de las Escrituras. No se puede crear una doctrina por lo que dice un único versículo interpretado de una manera interesada para formar una creencia.

En primer lugar, si analizamos el contexto en el cual fue escrito sabremos que al norte de la ciudad de Corintios existía una ciudad llamada Eleusis en la cual había una religión pagana que tenía la práctica de bautizarse para garantizar una buena vida después de la muerte.
Es de conocimiento que los corintios eran influenciados por costumbres y religiones de la zona, entre las cuales estaba la mencionada, la cual practicaba el bautismo por los muertos.

Ahora bien, leamos el versículo en la versión King James para que sea más entendible: "Por lo demás, ¿qué harán ellos, lo que son bautizados por los muertos, si los muertos no resucitan del todo? ¿Por qué entonces ellos son bautizados por los muertos?”

Aca vemos el gran error de los mormones los cuales toman esta doctrina para su religión. Si leemos los versículos anteriores Pablo le está hablando a la iglesia, a los hermanos, sin embargo en este versículo se refiere a “ellos”, es decir, a los que no pertenecían a la iglesia, por lo tanto no era una práctica instituida por Dios ni practicada por la iglesia.
Por este motivo los versículos no se sacan de contexto, sino pueden malinterpretarse como sucede en este caso.

Una vez entendido esto, logramos entender el verdadero significado del versículo y es el siguiente: la resurrección de los muertos es una realidad, es un hecho que ocurrirá y no solo el cristianismo cree en esto sino que diversas religiones también lo hacen y Pablo menciona a la religión pagana que bautizaba por los muertos y les preguntaba para qué ellos (esta religión) harían eso si la resurrección no existe. Al igual que nosotros, muchas personas basan sus vidas y sus actos creyendo y esperando en el día de la resurrección.

Una vez aclarado todo esto, también debemos destacar que esta práctica es anti bíblica. No se menciona ni siquiera una vez donde haya ocurrido esto, jamás. Los únicos y verdaderos bautismos registrados en la Biblia son aquellos donde las personas escuchaban el evangelio y se arrepentian de sus pecados, y paso siguiente descendían a las aguas. Este es el verdadero bautismo.

“Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura.
El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.” Marcos 16:15-16

Esta gran comisión nos la dió el Señor Jesús y vemos que para bautizarse hay primero que creer. Los mormones actúan en contra de las Escrituras ya que si alguien es bautizado en representación de un muerto que no creyó en Dios de nada sirve. Vemos que esas decisiones son tomadas mientras tengamos vida, tanto creer como bautizarnos (“...el que creyere y fuere bautizado…”). Creer lleva a bautizarse, por lo tanto de nada sirve bautizarse por los muertos incrédulos.
Por otra parte debemos aclarar que el bautismo no salva a nadie, sino que es un paso de obediencia y confesión pública de nuestra fe, que aunque es un paso de fe necesario, no es para obtener la salvación. La Biblia está lleno de versículos que afirman que para ser salvos solo hay que creer en Él (Juan 11:25, Juan 6:47, Juan 3:36, entre otros).
“y sacándolos, les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo?
Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.Hechos 16:30-31.

La salvación se obtiene por la fe en Dios no por el bautismo.
También observamos en el versículo de la gran comisión “...El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado”. ¿Quién es condenado? ¿Los que no se bautizan? ¡No!, sino los que no creen.
Es por esta causa que el bautismo debe realizarse cuando uno pone su fe en Dios, y es un paso necesario, pero no es lo que salva al hombre.


La Biblia solo registra dos caminos luego de la muerte, cielo e infierno. Cielo para aquellos que hayan sido salvos, infierno para los que se perdieron. Esto también derrumba el argumento de que al bautizarse por un muerto este cumple los requisitos para obtener la salvación. La persona que muere sin salvación estará perdido por la eternidad, así lo afirma la Biblia. Entonces la única manera de que se cumpla lo dicho por los mormones es que Dios traslade a esa persona desde el infierno hacia el cielo, ya que al morir sin bautismo no es salvo (según los mormones). Vemos una vez más que esta creencia es inviable desde todos los aspectos y para ellos miremos la historia del rico y Lázaro ubicada en Lucas 16:19-31.
Esta historia narra la muerte de dos personajes, el rico es condenado mientras que Lázaro es salvo. Continuando, vemos que Lázaro se encuentra en el cielo, mientras que el rico se encuentra en el infierno (v.23). El rico le pide a Abraham que envíe a Lázaro al infierno a que refresque su lengua, pero se obtiene una respuesta que también aplica para esta creencia. “...una gran sima está puesta entre nosotros y vosotros, de manera que los que quisieren pasar de aquí a vosotros, no puede, ni de allá pasar acá”.
Claramente se observa que nadie puede salir del infierno para ir al cielo, ni del cielo para ir al infierno y por lo tanto esta falsa creencia se desmorona desde todos los puntos de vista bíblicos.

En conclusión, los muertos tuvieron su oportunidad de creer y bautizarse, los que no lo hicieron serán condenados, mientras que los que lo hicieron y vivieron una vida para Cristo son salvos y pasarán la eternidad junto a Él.
No pierda más su tiempo en una religión que solo le enseña cosas que van contra la Biblia. Por el contrario, lea la Biblia, crea en ella y siga las pisadas de Jesús, el cual quiere darle vida eterna.

Volver


 

 

 

 

 

© RyS