Dios fue un hombre en otra vida


Dios fue un hombre en otra vida, aseguran los mormones.
Según ellos, Dios fue igual que nosotros, y luego de su muerte se convirtió en un Dios el cual creó el planeta donde habitamos. Además, creen que luego de muertos ellos también tienen la capacidad de convertirse en un dios al igual que nuestro Dios.
Resulta curiosa esta creencia mormona pero nos hace recordar a un relato de la Biblia que se encuentra en Génesis capítulo 3:

“Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?
Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer;
pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis.
Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis;
sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.
Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.”

¿Cómo se introdujo el pecado en la humanidad? A través de la desobediencia del hombre, haciendo algo que Dios les había prohibido. Pero, ¿por qué realizaron esto? Porque el diablo los tentó con el mismo argumento en que los mormones creen: “...y seréis como Dios...”.
Vemos en las Escrituras que desde el principio el ser humano se sintió muy atraído con la idea de convertirse en un Dios, y fue esta tentación la que provocó la caída de la humanidad en el pecado. A su vez vemos cómo habla Dios acerca del diablo: “...El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.
A través de Su Palabra, Dios nos dice que el diablo es un mentiroso, todo lo que él dice es mentira, y la tentación a Adán y Eva no fue la excepción. El diablo, la serpiente antigua, tentó al ser humano con un argumento que él sabía que los haría caer, insinuandoles que si comían del fruto serían como Dios. Fue esta la causa del peor error de la historia, lo cual introdujo el pecado al mundo.
Han pasado miles de años y asombrosamente el diablo sigue utilizando este argumento para convencer a los mormones de que serán como Dios. ¿Y usted qué hará? ¿Escuchará y creerá en la serpiente, o aprenderá del error de Adán y Eva y entenderá que Dios lo hizo un simple ser humano, y que el único Dios es El?

Ahora bien, lo expuesto anteriormente demuestra que el hombre es hombre y no Dios, y sirve para entender que Dios no fue un hombre como nosotros sino que él siempre fue Dios, el único y verdadero Dios.
Pero, ¿qué mejor que una cita bíblica para demostrar el error del mormonismo?

Salmos 90:2: “Antes que naciesen los montes y formases la tierra y el mundo; Desde la eternidad y hasta la eternidad, tú eres Dios.

Así es querido amigo, la Biblia nos dice que desde la eternidad y hasta la eternidad el es Dios. El nunca fue un hombre ni ningún otro ser, siempre fue el Eterno Dios.

Volver


 

 

 

 

 

© RyS