¿Intercede la virgen María por nosotros?


Además de poner su confianza en Dios, los católicos también la depositan en la virgen María, quien, entre otras cosas, afirman que intercede a favor de nosotros desde el cielo. Veremos si esto es correcto y analizaremos sus creencias al respecto.

Como primer punto queremos analizar una porción bíblica muy utilizada por esta religión para argumentar esta creencia la cual se encuentra en Juan 2:1-11:
“Al tercer día se hicieron unas bodas en Caná de Galilea; y estaba allí la madre de Jesús.
Y fueron también invitados a las bodas Jesús y sus discípulos.
Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: No tienen vino.
Jesús le dijo: ¿Qué tienes conmigo, mujer? Aún no ha venido mi hora.
Su madre dijo a los que servían: Haced todo lo que os dijere.
Y estaban allí seis tinajas de piedra para agua, conforme al rito de la purificación de los judíos, en cada una de las cuales cabían dos o tres cántaros.
Jesús les dijo: Llenad estas tinajas de agua. Y las llenaron hasta arriba.
Entonces les dijo: Sacad ahora, y llevadlo al maestresala. Y se lo llevaron.
Cuando el maestresala probó el agua hecha vino, sin saber él de dónde era, aunque lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua, llamó al esposo, y le dijo: Todo hombre sirve primero el buen vino, y cuando ya han bebido mucho, entonces el inferior; mas tú has reservado el buen vino hasta ahora.
Este principio de señales hizo Jesús en Caná de Galilea, y manifestó su gloria; y sus discípulos creyeron en él.”

El absurdo argumento que toma el catolicismo para fundamentar la interseción de María por nosotros, es que, María vio que había una necesidad: faltaba vino. Como se necesitaba el vino para los hombres intercedió a favor de ellos delante de Dios. De este argumento es que dicen que María intercede ante Dios por los hombres.
No se usted querido amigo católico, ¡pero a mi me parece un ridículo y muy absurdo argumento!. ¿Cree usted que esto es un argumento válido? Sin dudas puedo afirmar que si usted cree es porque no conoce las Escrituras, y si esto le genera dudas es porque en su corazón sabe que esto no puede ser argumento suficiente para crear una doctrina.

Esto es algo tan extremadamente absurdo que resulta muy fácil de refutar. Tomando los mismos argumentos que ellos utilizan podemos mencionar el caso de Pedro. Pedro negó a Cristo 3 veces delante de los hombres, por lo tanto podemos afirmar que Pedro en el cielo sigue negando a Cristo delante de los hombres que allí hay. O también podríamos afirmar que como en un momento de su vida el rey Salomón se volvió idólatra entonces en la eternidad él sigue adorando imágenes. ¡¡¡¿Acaso no es esto absurdo?!!!
¡Si!, es tan absurdo como afirmar que María intercede por nosotros por esos versículos que ellos utilizan. Que María haya intercedido en esa ocasión no significa que ahora, estando en el cielo, pueda y lo esté haciendo. Resulta curioso saber ¿por qué se reconoce la intercesión de María y no se reconoce la intercesión de otros hombres? Miremos por ejemplo al gran intercesor Abraham. En Génesis 18:16-33 vemos que Abraham intercede ante Dios por los hombres de Sodoma. ¿Acaso está intercesión no es aún mejor que la de María? Abraham pedía para que no se destruyera aquellos hombres, María solo intercedía por la falta de vino. No obstante, poco se habla de Abraham como intercesor, pero a María se la menciona como intercesora aún más allá de la muerte.

Lo que María haya hecho en vida ya es parte del pasado, así como lo fue Abraham, Pedro y miles de personajes de La Biblia. Por cuestiones de espacio no citaremos cada uno de los intercesores registrados en las Escrituras ya que han sido cientos, pero deseamos que le haya quedado claro que ni María ni ningún hombre puede ni intercede por usted desde el cielo.

¿Necesita usted un intercesor? ¡Tiene a los mejores!, y si desea saber quiénes son lea los siguientes versículos.

1 Timoteo 2:5-6 “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre”
Romanos 8:34 “¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.

¡Si! Cristo mismo a la diestra del Padre intercede a favor de todo hijo de Dios. Cuán hermoso es saber que tenemos al mismo Señor intercediendo por nosotros

Romanos 8:26 “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.”

¡Si! También el Espíritu de Dios intercede por nosotros.
El Espíritu Santo intercede por nosotros desde la tierra, mientras que Cristo lo hace desde el cielo.

¡Que hermoso es saber que tenemos a los mejores intercesores a nuestro favor!

Volver


 

 

 

 

 

© RyS