¿Es correcto confesarnos ante un padre?


La iglesia católica enseña que como todos los seres humanos cometemos pecados, es necesario confesar los mismos ante un padre, enseñando que éste tiene el poder para perdonar los mismos. Esta creencia del catolicismo es errónea ya que La Biblia contradice esta enseñanza.

En primer lugar, en las Escrituras vemos la realidad de que el ser humano desde Adán y Eva hasta el dia de hoy ha pecado (Romanos 3:23). Todo hombre por más justo que sea ha cometido algún pecado del cual debe arrepentirse y pedir perdón, pero no a un hombre, sino a Dios.
Un hombre pecador como usted y yo no tiene poder para perdonar los pecados a ninguna persona, porque se encuentra en la misma condición que nosotros. El único que tiene poder para perdonar pecados es Dios, quien es la santidad misma, quien jamás ha pecado. Veamos dos versículos que nos hablan clara y directamente que es Dios quien perdona nuestros pecados.
1 Juan 1:9 “Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad.”
Salmos 32:5 “Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad. Dije: Confesaré mis transgresiones a Jehová; Y tú perdonaste la maldad de mi pecado

Como vemos en estos versículos queda claro que el que perdona nuestros pecados es Dios, pero para estar más seguros de esto veamos un ejemplo del Nuevo Testamento que se encuentra en Lucas 5:20-21 “Al ver él la fe de ellos, le dijo: Hombre, tus pecados te son perdonados. Entonces los escribas y los fariseos comenzaron a cavilar, diciendo: ¿Quién es éste que habla blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios?”. En el versículo 21 se dice que Jesús hizo esto ante los escribas y fariseos, que eran personas estudiosas de las Escrituras. Conocían cada detalle de la palabra de Dios pues pasaban sus vidas estudiandola. Tristemente estas personas no lograron aceptar que Jesús era Dios mismo, pero al pensar ellos que era un simple hombre dijeron una gran verdad, la cual está en el versículo 21 también: “¿Quién es éste que habla blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios?”.
Si querido amigo católico, aquellos eruditos de la palabra de Dios tenían bien en claro que sólo Dios podía perdonar pecados, y no solo eso, sino que afirman que es una blasfemia que un hombre perdone pecados.

Creo que con estos versículos queda más que claro que lo que enseña la iglesia católica no es lo correcto ya que no tiene base bíblica, pero veremos algunos versículos que usa esta religión para tratar de enseñar esta creencia.
Uno de estos versículos se encuentra en Juan 20:23 “A quienes remitiereis los pecados, les son remitidos; y a quienes se los retuviereis, les son retenidos.” Este es el versículo favorito de esta religión para fundamentar esta falsa doctrina, olvidando todos los demás versículos mencionados. En primer lugar vemos que ese versículo le fue dado a los apóstoles y que en ningún momento se los manda a perdonar pecados ya que como vimos solo Dios puede hacerlo. Pero para terminar de entender este concepto y que quede aún más claro veamos dos versículos:
Santiago 5:16Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho.”
Colosenses 3:13 “Soportaos unos a otros y perdonaos unos a otros, si alguno tiene queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.”

Como vemos, estos versículos hablan de confesarnos y perdonarnos nuestras ofensas y nuestros pecados. ¿Pero es esto la confesión de nuestros pecados ante un hombre? ¡No!, en ninguna manera. Lo que Dios nos da a entender claramente es que si uno comete una falta contra un hermano, alguna ofensa o algo de lo cual deba arrepentirse debe pedirle perdón a ese hermano, el cual debe perdonarlo, como Cristo nos perdonó a nosotros. Esto no quiere decir que ese hermano tiene poder para perdonar ese pecado, sino de perdonar a su hermano por el error que haya cometido. Pero el perdón de ese pecado solo lo puede dar Dios a través de Jesucristo.
Para ver esto aún más claro veamos un ejemplo que ocurrió varias veces en mi vida: Cuando yo era niño a veces le mentía a mis padres y al cometer esta falla ellos me ponían algún castigo como, por ejemplo, no poder mirar la televisión por algún tiempo.
Luego de pasar algunas horas de reflexión acudía a mis padres y les pedía perdón por haberles mentido. En ese momento ellos me perdonaban y me levantaban el castigo. Este simple ejemplo sirve para ilustrar esa realidad bíblica. ¿Tenían mis padres el poder de perdonar mi pecado? ¡No!. Podían perdonarme por mi falla, pero mi pecado sólo Dios podía y puede perdonarlo.


En resumen, todos hemos pecado, todos le hemos fallado a Dios. Solo Dios es Santo, Él nunca ha pecado. Solo El tiene el poder de perdonar nuestros pecados, pero es nuestro deber pedir perdón a nuestros hermanos si cometemos algún pecado contra ellos.
Esperamos que a partir de ahora y cada vez que cometa un pecado o le falle a Dios en algo pueda arrodillarse y pedirle perdón al único que puede perdonarlo, a Dios.

Volver


 

 

 

 

 

© RyS