El celibato, una práctica antibíblica


La iglesia católica enseña que sus ministros no pueden casarse especialmente por motivos religiosos. Es por esto que miles o millones de ministros católicos no contraen matrimonio en su vida en obediencia a sus autoridades, pero por encima de cualquier autoridad está la autoridad divina reflejada a través de las Sagradas Escrituras. Veamos qué dice La Biblia sobre este asunto.

En primer lugar veamos el argumento que algunos plantean, el cual dice que el ministro no debe casarse para poder servir mejor a Dios y dedicarle a Él todo el tiempo que sea posible. Este punto es parcialmente correcto ya que el apóstol Pablo en 1 Corintios 7:32-33 dice “Quisiera, pues, que estuvieseis sin congoja. El soltero tiene cuidado de las cosas del Señor, de cómo agradar al Señor; pero el casado tiene cuidado de las cosas del mundo, de cómo agradar a su mujer.”. En este versículo el apóstol Pablo nos da a entender que la persona soltera tiene más disposición para ocuparse de las cosas del Señor mientras que el casado ya tiene otras responsabilidades y preocupaciones de las cual ocuparse que no son exclusivamente “las del Señor” y nos hace una recomendación en este mismo capítulo en el versículo 8 “Digo, pues, a los solteros y a las viudas, que bueno les fuera quedarse como yo;”. El nos dice que sería bueno que nos quedemos solteros para poder servir al Señor, pero queda claro que es una recomendación y NO un mandamiento y además, seguidamente de esta recomendación nos hace una aclaración “pero si no tienen don de continencia, cásense, pues mejor es casarse que estarse quemando.”(v. 9). Esto claramente habla de que hay un don de continencia que no todas las personas tienen. En el caso del apóstol Pablo, él sí tenía este don y por eso optó por no casarse y dedicar su vida al servicio a Dios, pero querido amigo, si usted no tiene el don de continencia es mandamiento del Señor casarse.

Ahora bien, ¿se puede servir a Dios casado?. Según el catolicismo no, ya que exige celibato de sus ministros. No obstante La Biblia nos muestra todo lo contrario. Como sabemos el Señor Jesús escogió a doce apóstoles y luego de la muerte de Judas eligió como su sustituto al apóstol Pablo. Resulta interesante ver que de estos doce apóstoles solo vemos explícitamente que Pablo fue el único que no se casó. ¿Significa esto que solo Pablo sirvió al Señor? ¡No!, sino que los doce apóstoles le sirvieron aun estando casados. Por ejemplo en Mateo 8:14 vemos que el apóstol Pedro (primer papa según el catolicismo) era casado: “Vino Jesús a casa de Pedro, y vio a la suegra de éste postrada en cama, con fiebre.”.
¿Sorprendido? Si querido amigo, el apostol Pedro era casado, pero él no era el único de los apóstoles que había contraído matrimonio y esto lo afirma 1 Corintios 9:5¿No tenemos derecho de traer con nosotros una hermana por mujer como también los otros apóstoles, y los hermanos del Señor, y Cefas?”. Cabe aclarar que Cefas era uno de los nombres del apóstol Pedro. Ese versículo declara explícitamente que al igual que Cefas (Pedro) había otros apóstoles que habían tomado mujer para sí y se habían casado. Ahora bien, luego de leer estos versículos, ¿cree usted que una persona puede servir a Dios en el ministerio únicamente si es soltero? Claramente esto no es así, ya que de la manera que se nos habla de que el apóstol Pablo sirvió a Dios siendo soltero, también se nos habla del servicio del apóstol Pedro estando casado.

Por otra parte veamos los requisitos para ser ministros según La Biblia. Querido amigo, es importante cumplir con los requisitos que Dios estableció para los ministros y no los que un hombre manda. Para ver estos requisitos tomaremos algunos versículos tanto del Antiguo Testamento como del Nuevo Testamento.

Levítico 21:10-14Y el sumo sacerdote entre sus hermanos, sobre cuya cabeza fue derramado el aceite de la unción, y que fue consagrado para llevar las vestiduras, no descubrirá su cabeza, ni rasgará sus vestidos, ni entrará donde haya alguna persona muerta; ni por su padre ni por su madre se contaminará. Ni saldrá del santuario, ni profanará el santuario de su Dios; porque la consagración por el aceite de la unción de su Dios está sobre él. Yo Jehová. Tomará por esposa a una mujer virgen. No tomará viuda, ni repudiada, ni infame ni ramera, sino tomará de su pueblo una virgen por mujer,”.
Si, como ve desde la antigüedad Dios estableció que los ministros tengan esposa. Fué una orden de Dios para sus ministros. Ahora veamos en el Nuevo Testamento.

1 Timoteo 3:2Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar;”.
Vemos que el obispo, el ministro de Dios debe ser irreprensible y marido de una sola mujer, es decir, debe ser casado y no debe de haberse divorciado. Querido amigo, tú que has sido enseñado acerca del celibato debes de estar asombrado al leer estos versículos de la Palabra de Dios. Ahora vayamos aun un poco más lejos, y vemos que aun a los diáconos de las iglesias Dios les pone el mismo requisito en el versículo 12 “Los diáconos sean maridos de una sola mujer, y que gobiernen bien sus hijos y sus casas.”.
Así es, tanto de los ministros de tiempo completo, como a los diáconos de las iglesias Dios les ordena y pone como requisito que estén casados y esto ha establecido desde la antigüedad como vimos en Levítico hasta en los días actuales como vimos en 1 Timoteo 3:2 y 1 Timoteo 3:12.

El plan de Dios desde la creación del hombre hasta el día de hoy siempre ha sido que el hombre se case. Lo vemos desde Génesis 2:18 “Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.”. Dios creó al hombre y se dio cuenta que a pesar de todo lo que le había dado había algo que le faltaba y para suplir esa necesidad creó a la mujer. El matrimonio es algo hermoso, lo cual fue instituido por Dios. Prohibirle a una persona casarse es ir en contra del plan y la voluntad de Dios.

Creo firmemente que los versículos que hemos citado son tan claros que no dan lugar a ningún tipo de duda. La palabra de Dios es clara e ilumina nuestro entendimiento para darnos a conocer la verdad, así que esperamos que ya no crea más en esta práctica anti bíblica, pero por si alguna duda queda en su corazón le dejamos los siguientes e impactantes versículos:

1 Timoteo 4:1-3Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios; por la hipocresía de mentirosos que, teniendo cauterizada la conciencia, prohibirán casarse...

Querido amigo, si lees estos versículos que hemos citado notaras que “el Espíritu dice”, no somos nosotros, sino el Espíritu Santo de Dios quien dice que en los postreros tiempos vendrían apóstatas, mentirosos que escucharían doctrinas de demonios, una de las cuales sería prohibir casarse. Lamento informarle que iglesia católica enseña “doctrina de demonios” y escucha “espíritus engañadores” pero es lo que nos enseña La Biblia.

Para culminar con este estudio queremos pedirle que siga leyendo los materiales que hemos redactado y siga conociendo la verdad sobre la falsa religión a la que usted pertenece. No estamos aquí para atacarle a usted ni a su religión, solo exponemos la verdad de las Sagradas Escrituras a fin de que pueda conocer la verdad y salir de esa religión que lo llevará a la condenación eterna.
Si aún sigue sin creer que prohibirle a una persona casarse es algo demoníaco, le invitamos a que lea y relea las veces que sea necesario 1 Timoteo 4:1-3.

¿Quiere servir al Señor? ¡Puede hacerlo soltero o casado!

Volver


 

 

 

 

 

© RyS