El bautismo por aspersión


En obediencia a la palabra de Dios, el cristiano verdadero luego de aceptar a Jesús como su Señor y Salvador da el paso del bautismo. Ahora bien, en las iglesias católicas se realiza la práctica de bautizar por aspersión lo que no sucede en otras religiones, por lo tanto veamos nuevamente si el catolicismo realiza las cosas como Dios manda o si una vez más se equivoca.

Primero comencemos viendo que el verbo “bautizar” se deriva del vocablo griego que significa “sumergir” o “sumergir en agua”. Por otra parte el significado de “aspersión” significa “rociar con agua”.
En este punto vemos la primera y gran contradicción ya que Dios nos manda bautizarnos, es decir, sumergirnos en agua, mientras que el catolicismo lo realiza rociando agua.
Utilizando los significados de estas palabras vemos que lo que pretende realizar la iglesia catolica es algo tan absurdo como “sumergir en agua a través del rociado de la misma”. No solo que esto no tiene lógica alguna sino que también es contradictorio con la palabra del Señor. Esto es suficiente para demostrar que la práctica de bautizar creyentes por aspersión no es correcta ya que la palabra misma nos enseña que debe hacerse a través de la inmersión en el agua.

Por otra parte veamos el fundamento bíblico del bautismo y para ello tomaremos los siguientes versículos en Romanos 6:3-4 “ ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.


Es de gran importancia notar que el bautismo debe ser a través de la inmersión completa en el agua y no solo a través del rocío del agua.
Como vemos en el versículo 4 en el bautismo se detallan dos pasos. El primero es “somos sepultados juntamente con él para muerte”, es decir, morimos a nuestra vieja naturaleza, a nuestra vieja vida, a las cosas pasadas, a los pecados que practicamos. Cuando la persona se sumerge completamente está representando esa muerte.
El segundo paso se encuentra en el mismo versículo “a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva”. Luego de que la persona es inmersa completamente en agua, esta vuelve a salir a flote, lo cual representa la resurrección para que “andemos en vida nueva”. Esto significa que decidimos morir a nuestra antigua vida y dejar todo el pasado atrás para comenzar una nueva vida tomados de la mano de Dios, en obediencia a su palabra y con la confianza de que un día resucitaremos así como Cristo resucitó de los muertos.

Así que, como puede observar, el bautismo por aspersión además de ser absurdo e ilógico no tiene fundamento bíblico. Tristemente una vez más el catolicismo comete un error, y en este caso este surge de realizar otra práctica antibíblica que es el bautismo de infantes lo cual ya hemos demostrado que tampoco es bíblico.

Volver


 

 

 

 

 

© RyS