¿Es posible que Jesús resucitara?


Alguna vez se ha preguntado ¿es posible que Jesús resucitara?. Si usted es ateo posiblemente se lo haya preguntado o tal vez haya pensado que fue todo una farsa y tenga posibles argumentos que niegan la resurrección.

Antes de comenzar cabe destacar la importancia de la resurrección de Jesús, ya que es el acontecimiento más importante en la historia de la humanidad, y si ésta no hubiera ocurrido no existiría el cristianismo. Es por tanto, el punto clave del cristianismo y a continuación abordaremos este tema basándonos en las Escrituras para recordar cómo fueron los hechos pero lo analizaremos desde varios puntos que no implican la fe.

Como punto inicial veamos un breve resumen de los hechos.
Jesús fue crucificado, murió estando en la cruz y posterior a esto fué sepultado. Tres días después no es encontrado el cuerpo de Jesús en la tumba.
Luego de esto, sus discípulos y seguidores afirman que El resucitó y dicen haberlo visto durante los cuarenta siguientes días
.

Esa es a grandes rasgos la historia de la resurrección. Ahora bien, con el correr de los años se han creado algunas posibles teorías de personas no cristianas (sean ateos o de otras religiones) intentando desmentir este hecho. Veamos algunas de estas teorías:



Teoría del desvanecimiento (Teoría de Swoon)
Según esta teoría Jesús no murió en la cruz, sino que sencillamente se desmayó debido a todos los maltratos recibidos físicamente. Una vez estando en el sepulcro volvió en sí y con los días logró recuperarse de lo que había vivido.
Ahora bien, tanto por La Biblia como por medios históricos sabemos que los romanos azotaban a las personas antes de crucificarlas con un látigo llamado flagrum, el cual tenía en las puntas de las correas trozos de metal, bolas de plomo o trozos de huesos. El objetivo de este castigo era sencillamente destrozar al castigado. Esto provocaba desgarros en la piel, heridas abiertas por todo el cuerpo e incluso en algunos casos algunos podrían quedar expuestas las costillas u otras partes del cuerpo debido al terrible castigo (exceptuando los órganos vitales), y esto cuando tenían “suerte”, ya que en otros casos las personas no soportaban tanto y fallecían debido a la gran cantidad de sangre perdida.
En el caso de Jesús, Él soportó la tortura para luego ser llevado a la cruz.
Aquel Jesús cubierto de sangre, con todo su cuerpo destrozado, con un dolor indescriptible para cualquiera de nosotros, fué luego crucificado.
Al crucificar a los condenados, los acostaban sobre la cruz y les atravesaban las muñecas con clavos, los cuales aplastan el nervio más importante que llega hasta las manos, lo cual le debe haber hecho sentir un extremo dolor.
Luego les flexionaban las rodillas y les colocaban algunos clavos a la altura de los tobillos para poder soportar el peso del cuerpo.
Una vez el condenado estaba clavado, se elevaba la cruz, y en ese proceso muchas veces se dislocaban los hombros debido al peso del cuerpo sobre la cruz.

Imagínese a Jesús tan solo por un instante. Todo su cuerpo envuelto en sangre, la piel y su cuerpo completamente destrozado, clavado en una cruz. Dolores por cada rincón de su cuerpo, dificultad para respirar, sed, y posiblemente deseando morir para terminar este gran sufrimiento.

En algunas ocasiones los condenados morían rápidamente, pero esto no ocurrió en el caso de Jesús. Como llegaba la preparación de la pascua los judíos pidieron que los cuerpos no quedaran allí colgados, sino que fueran quebradas las piernas de los condenados para así quitarles la vida y llevarselos. Ahora bien, según la narración, los soldados quebraron las piernas al primer y segundo condenado pero cuando llegaron a Jesús dice La Biblia que lo vieron ya muerto así que no le quebraron las piernas. No obstante, uno de los soldados le abrió el costado con su lanza lo que posiblemente haya ocasionado una herida al corazón y/o al pulmón. Luego de todo este episodio Jesús es sepultado.


Ahora bien, para que esta teoría sea verdadera debería demostrar cómo es posible que un ser humano sobreviva a semejante tortura incluyendo una perforación en el pulmón y/o corazón lo que necesita de una inmediata atención, sino provocaría la muerte. Además de sobrevivir, debió recuperar su salud en tres días para luego remover una piedra que no podía ser quitada por una sola persona.
¿Se imagina a una persona moviendo una piedra de tal peso y magnitud, con una herida en el corazón, con las manos desgarradas por los clavos y con, posiblemente, los hombros dislocados? Además de todo esto, debió de conseguir algo de ropa y caminar hacia Emaús sin que nadie lo notara y por si fuera poco, también visitar a sus discípulos sin ser visto y luego desaparecer en el acto de manera inexplicable.

Claramente esta teoría no es posible porque recae en varios absurdos desde varias perspectivas, pero sobre todo desde el lado de la salud.




2. Teoría del hermano mellizo
Esta teoría afirma que Jesús tenía un hermano mellizo y que fue a él a quien crucificaron.
En primer lugar, esta persona debería de haberse mantenido oculto de todos durante toda la vida de Jesús lo cual sería muy poco probable. Además, ¿qué persona se mantendría oculta durante 33 años esperando el día en que había de morir crucificado en lugar de su hermano? Esto no suena muy razonable.
Por otra parte en La Biblia se menciona a los hermanos/as de Jesús, pero en ningún momento se nombra a un mellizo, lo cual de haber existido, seguramente se hubiera dicho.
La Biblia también narra que María la madre de Jesús estaba junto a la cruz. ¿Acaso María no se habría dado cuenta de que ese no era su hijo Jesús?

Todo esto suena bastante ilógico, pero supongamos por un instante que esto fuera cierto. ¿Y qué del cuerpo? Esta teoría no resuelve la desaparición del cuerpo de Jesús (o, en esta teoría, el hermano mellizo). Sea que haya sido Jesús o “su hermano mellizo” el cuerpo debería estar ahí, pero no lo estaba, así que esta teoría tampoco logra desmentir la resurrección




3. Alucinación
Esta teoría se enfoca en desmentir la aparición de Jesús a sus discípulos y seguidores y dice que todos ellos alucinaron que veían a Jesús.
En primer lugar, si bien pudo haber ocurrido alguna alucinación en alguno de ellos, resulta muy poco probable que todos los discípulos alucinaron al ver a Jesús a la misma vez, en el mismo momento. ¿Y qué de las 500 personas que dice La Biblia que lo vieron aparecer? No es posible que 500 personas alucinen lo mismo en el mismo instante.
Además, esta teoría tampoco da una explicación sobre la desaparición de su cuerpo, por lo cual tampoco es aplicable.




4. El cuerpo de Jesús fue robado
Esta teoría busca lograr una explicación a lo más importante. ¿Qué pasó con el cuerpo de Jesús?
Los que utilizan esta teoría dicen que los seguidores del Maestro robaron el cuerpo.
Esto no tiene lógica ya que los mismos discípulos y seguidores de Cristo estaban asombrados con la aparición de Jesús post-resurrección. Si ellos lo hubieran robado, entonces esta teoría solo afirma la resurrección, porque esos mismos seguidores que, según dicen, robaron el cuerpo, son los mismos que se maravillaron con su aparición.
También cabe destacar que la tumba de Jesús era custodiada por soldados para que esto no pasara. Permítame mencionar una parte de las Escrituras:
“Mientras ellas iban, he aquí unos de la guardia fueron a la ciudad, y dieron aviso a los principales sacerdotes de todas las cosas que habían acontecido.
Y reunidos con los ancianos, y habido consejo, dieron mucho dinero a los soldados, diciendo: Decid vosotros: Sus discípulos vinieron de noche, y lo hurtaron, estando nosotros dormidos. Y si esto lo oyere el gobernador, nosotros le persuadiremos, y os pondremos a salvo. Y ellos, tomando el dinero, hicieron como se les había instruido. Este dicho se ha divulgado entre los judíos hasta el día de hoy.” Mateo 28:11-15.

Esta teoría está basada en la misma mentira que se inventaron en aquella época para negar que el cuerpo de Jesús había desaparecido.



5. Se equivocaron de tumba
Esta teoría dice que el cuerpo de Jesús no fue hallado porque buscaron en la sepultura equivocada.
Primeramente, María Magdalena y María estaban cuando Jesús fue sepultado, así que sabían bien cual era la tumba.
Además, y suponiendo que se hubieran olvidado del lugar exacto, también sabemos que la tumba era custodiada por la guardia romana, de modo que la tumba de Jesús era la más fácil de encontrar de todas.
Por lo tanto esta creencia carece de lógica y no es aplicable como las anteriores.



Existen algunas teorías más, pero consideramos que estas son las más “interesantes” o que tienen un mejor argumento. Las demás las descartamos sencillamente por ser demasiado ilógicas.


En conclusión, si bien no se puede comprobar científicamente o ofrecer pruebas tangibles que no sean a través de la fe, de que Jesús resucitó, si podemos demostrar que cualquier intento por negar su resurrección es completamente falso.


Volver

 

 

 

 

 

© RyS