Si Dios existe ¿por qué no se da a conocer?


¿Por qué Dios no se aparece para que todos creamos?
En primer lugar recordemos que el ser supremo es Dios, y por lo tanto El es quien elige como darse a conocer a la humanidad. Lo que nosotros deseemos o pensemos no siempre va de acuerdo con lo que Dios quiere.
Como primer punto a este argumento, vemos que Dios nos dio libre albedrío. La decisión de creer o no está en nosotros y no en Él, por lo tanto Dios no se va a aparecer en el cielo (no por ahora) para que todos lo vean, ya que no habría elección de creer.
Además, Dios estableció a su creación el vivir por fe. Cuando Dios expulsa a Adán y Eva de Edén, el ser humano ya no puede ver a Dios debido al pecado, y a partir de ese momento la humanidad tiene que creer en Dios por fe. Ya no viéndolo sino a través de la fe. Ahora bien, si Dios se apareciera y se hiciera del todo notoria su existencia ¿dónde quedaría la fe? ¿para qué nos habría expulsado de Edén? Sería una contradicción a lo que Él estableció desde el comienzo.

Por otra parte dice La Biblia algo que es muy lógico, y es que nadie puede ver a Dios en toda su gloria y seguir viviendo. El hombre caería muerto al instante al contemplar la grandeza y la gloria de Dios. Querido amigo ateo, ¿alguna vez ha contemplado el sol? ¿se ha puesto a mirarlo fijamente? Todos los que lo hemos hecho sabemos lo que se siente. En ese momento comenzamos a ver todo negro, como si perdiéramos la vista, y además, sabemos por la ciencia que de hacer eso por un tiempo prolongado puede provocar ceguera permanente.
Pero si no podemos mantener la mirada al sol, una pequeña o diminuta creación comparada con Dios, ¿cómo podremos contemplar al Todopoderoso? ¿cómo podríamos mirar al Creador de ese sol? Sencillamente no podríamos y esto lo dice La Biblia. El ser humano caería muerto al instante. Tan solo imagínese por un instante el resplandor de Dios, su gloria, su poder, su sabiduría y comparelo con ese pequeño círculo en nuestros ojos al que llamamos sol. ¡Cuán necio son algunos de estos planteos!



¿Cómo ver a Dios?
Yo nunca he visto a Dios y por eso no creo en Él, es el argumento que plantea mucha población atea.
Una de las maneras en las que Dios se deja ver y sentir es a través de la creación. Dice La Biblia que, por ejemplo, los cielos muestran la gloria de Dios. ¿Qué quiere decir esto? Que con tan solo salir afuera, y mirar al cielo, observar los planetas, las estrellas y meditar en la existencia de las galaxias y todas esas maravillas, estamos viendo a Dios.
Es decir, la propia naturaleza nos habla del glorioso Creador. Algunos ateos pasaran por alto este punto, pero resulta interesante meditar un poco más en el.
En la vida cotidiana a veces realizamos compras de utilitarios que necesitamos para nuestros hogares. Por ejemplo, cuando estamos en busca de sillas recorremos varias tiendas hasta conseguir la más bonita según nuestra propia opinión. Pero al contemplarla ¿qué vemos además de esa silla? Vemos a un creador. Una persona tuvo que haber creado esa hermosa silla. De igual manera, al contemplar los cielos, los animales, los árboles y toda la naturaleza, podemos ver que detrás de todo hay un Creador el cual es Dios.
Además, para estos ateos también son útiles algunos ejemplos como el viento o el oxígeno que no son perceptibles al ojo humano, y por lo tanto, aplicando el argumento ateo podemos afirmar que el oxígeno no existe porque no lo vemos, lo cual es completamente absurdo e ilógico, ya que si no existiera estaríamos todos muertos. Hay cosas en esta vida que nuestros limitados sentidos y capacidad no nos permiten ver, no obstante Dios permite que podamos sentir y entender a pesar de no ver.
Y Dios, cual agradable viento, no puede verse, pero puede sentirse.




Dios se da a conocer
El Dios eterno se dio a conocer hace poco más de 2000 años. Como mencionamos anteriormente, El no lo hace de manera visible para todos desde el cielo, pero en este caso El se dio a conocer a la humanidad.
Dice La Biblia que Dios se hizo hombre y vino a morir por nosotros. Caminó por el mundo, estuvo con la gente y dio pruebas y señales sobrenaturales para luego afirmar que El mismo era Dios.
Dios no necesita aparecerse todos los días, Él lo hace a través de la creación, y, en este caso, de forma directa mediante su Hijo Jesús.
Sin embargo esto nos muestra un principio fundamental de por qué Dios tampoco se aparece de continuo a todos los habitantes de la tierra y es el mismo que sucedió con Jesús; Él, de todas maneras sería rechazado. Cuando Jesús estuvo en este mundo, él hacía milagros, sanaba enfermos, proveía alimentos de manera milagrosa, hizo milagros en los cuales controlaba los fenómenos climáticos e incluso se apareció a multitudes luego de resucitar. No obstante el hombre lo negó y siguió sin creer en El.

Como cristiano, estoy plenamente confiado que aún si Dios apareciera en los cielos habría millones de personas que seguirían sin creer. Quizá algunos argumentos serían que fue una ilusión óptica o informática, o que fueron los extraterrestres.

Los que creemos en Dios hemos sido testigos de milagros que Dios ha hecho. Particularmente yo, conozco un caso en que Dios sanó una persona de cáncer. Esta persona se había realizado en tres ocasiones los estudios para confirmar que el cáncer seguía allí, y al pedirle a Dios que lo sanara Dios lo hizo y el cáncer desapareció. Al volver a realizarse los estudios, los médicos boquiabiertos contemplan el resultado, y se encuentran con la sorpresa de que el cáncer ha desaparecido milagrosamente. Al contemplar este milagro escuchan al hombre decir que Dios era el que lo había sanado. No obstante, ¿cuál fue la reacción del médico principal? Decir que alguna causa que no fuera esa debía de existir. Tal vez una máquina en mal estado, o un estudio mal realizado, etc.
Si Dios mismo apareciera y todos los vieran, aun así seguirían existiendo ateos.



No como nosotros queremos, sino como Él quiere
Como personas que somos, todo el tiempo queremos que las cosas se realicen como nosotros queremos, porque creemos tener la razón en todo y saber qué es lo mejor.
En este caso, es Dios quien hace su voluntad sin permitirnos a nosotros escoger. El estableció que así fuera y así será y por esta causa es que no se aparece en el cielo como todo incrédulo quiere.
Sin embargo, esta petición de ver para creer no es del siglo actual sino desde la antigüedad, y vemos que incluso cuando Jesús estuvo en la tierra los religiosos e incrédulos le decían que hiciera señales para creer que Él era Dios. Resulta curioso, ya que Jesús había realizado decenas o centenas de milagros, y aun así estas personas le decían que diera señales para creer en Él. No les bastaba con ver todo lo que habían visto que aún pedían más. Por más que veían señales seguían ciegos, sin querer creer.

Y hoy en día Dios nos da la misma respuesta que les dió en aquella ocasión:
“Esta generación es una generación perversa; busca señal, y ninguna señal se le dará”. Lucas 11:29.
La gente perversa, la que se rehúsa a creer en Dios a pesar de todas las evidencias y señales de su existencia, demanda señales para creer. Sin embargo Dios les dice ¿quieren señales? ¿quieren que yo me aparezca? No lo haré. Ya bastantes evidencias tienen para creer en mí. Y no solo esto, sino que en las Escrituras Dios llama “necios” a los ateos.



Pronto, muy pronto Él aparecerá
Un día se cumplirá la tan anhelada burla atea. Un día, dice La Biblia, que el Todopoderoso aparecerá en el cielo y claramente dice que “todo ojo le verá”. No habrá ni siquiera una persona en el mundo que no vea a Dios. Absolutamente todos. Niños, hombres, mujeres y aun animales, todos contemplarán al Dios Todopoderoso aparecer en el cielo.

El problema de esto, es que Dios no lo hará con el fin de que los ateos digan ¡Ahora creo que Dios existe!, sino que lo hará porque el fin del mundo ha llegado. La oportunidad de Dios para la humanidad terminó y Él viene a juzgar.

El relato bíblico dice que en el momento de la aparición de Dios las personas no se alegraran ni celebrarán, sino que se lamentarán. Para ese punto Dios no viene a hacer las paces sino a juzgar al mundo y la humanidad lo sabrá. (Apocalipsis 1).

Además en Apocalipsis 6 también vemos un relato que narra la reacción del hombre cuando vea a Dios, el cual citaré a continuación ya que es más claro que mis palabras(v.13-17): “y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera deja caer sus higos cuando es sacudida por un fuerte viento. Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar. Y los reyes de la tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero; porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?”



Todas esas personas ateas y desobedientes a Dios conocerán que Dios existe porque con sus propios ojos lo verán, pero ya será tarde para arrepentirse, ya no habrá oportunidad. Querido amigo ateo, no endurezca su corazón para no perder la oportunidad de ser salvo.

Volver


 

 

 

 

 

© RyS